Abanicar las abejas.

Mi foto
¿Es legal vivir dentro de un piano? ..Y me llamo Fernanda. (:

9.25.2011

Caminabas.

Caminabas, corrías. Caminabas y de lejos te oía, te veía, cada martes, cada jueves, te esperaba, me llamabas, caminábamos, marcabamos las huellas en el barro, tu nombre en el millón de cuadernos que recibí ese año, la cámara libre de fotos tuyas y de sentimiento insoluble. Decía yo. Creía que te tenía, creías que me tenías. Los días pasaron y me cambié de casa, pasaba los días en la calle esperando verte hasta que un día de verano lo logré, conocí a tus amigos que casi dos años después saludaría como si fuera la primera vez. Ese año, inundado de médicos, doctores especializados en materias que nunca entendí, diagnósticos apresurados, errados, y el único real era que te amaba tanto como para no odiarte por quererlas a ellas. Conté estrellas. Pedí deseos. Te extrañé, y ese sábado no me despedí de tí. Era tu cumpleaños. Y me marché. Escuché la misma canción durante todo el viaje a casa. Las semanas pasaron. Los meses también. Me recibiste con esa sonrisa fría. Yo torcí la mía. Y la verdad es que el problema es.... que a ti te perdonaría mil veces lo que a él nunca podré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada